Buscar en este blog

30 DE DICIEMBRE DE 1999

Sorprendentemente, el escandaloso diario Daily Sport pregunta a George, via telefónica, su predicción para el nuevo año. Sorprendentemente responde: "You will all be dead!" (“Todos uds. estarán muertos!”). Su declaración sacude a los reporteros, ya que no saben si es una broma. Reavivando los recuerdos de cómo despertó Inglaterra a las trágicas noticias de la muerte de John diecinueve años atrás, el país se despierta esta mañana descubriendo que un segundo beatle ha sido seriamente lastimado en un violento ataque. Durante la noche anterior George fue apuñalado por un intruso en su casa, Friar Park cerca de Henley-on-Thames. Mientras la mañana progresa, se sabe que alrededor de las 3:30 AM, sin haber sonado la alarma contra robos o el sofisticado equipamiento de seguridad, George escuchó el sonido de vidrios rotos y se levantó. Su esposa Olivia alertó al staff por el teléfono interno mientras George bajaba las escaleras con su vestido largo para investigar el ruido. Encontró un intruso en una habitación del piso de abajo, lo enfrentó y fue apuñalado cuatro veces en el pecho con un cuchillo de 6 pulgadas. Un policía vocero: "Tan pronto como llegó al pie de la escalera, George vio la sombra de un hombre. Lo desafió y hubo una refriega, durante la cual se extrajo un cuchillo". George recuerda: "No podía parar que me matara". Un policía vocero: "George fue apuñalado en el pecho y aparentemente lanzó un grito a Olivia pidiendo ayuda". Escuchando el pedido de auxilio de George, Olivia bajó corriendo las escaleras, donde lo vio trabado en pelea y procedió a golpear al intruso en la cabeza con una lámpara de mesa, la que aparentemente lo aturdió. "El tipo era joven y fuerte y no podía parar su apuñalamiento a George", dijo ella a un amigo. "Lo golpeé con la lámpara tan fuerte como pude y funcionó. Se cayó y George lo sacó. George respiraba horriblemente. Yo estaba realmente preocupada de que no pudiera sobrellevarlo". Un policía vocero: "Ella vio a George luchando con el intruso e intentó agarrar el implemento que tenía más cerca, que era una lámpara de mesa. Intentó usarla para parar el ataque del hombre a George y en el proceso fue cortada varias veces en la cabeza por el cuchillo". Dos miembros desarmados de la policía arribaron en minutos, aproximadamente a las 3:45 AM, y arrestaron al intruso y confiscaron su cuchillo. El hombre, de Huyton, Liverpool, fue llevado a la cercana estación de policía de Henley. Más tarde, debido a las heridas en la cabeza durante la escaramuza, fue llevado al John Radcliffe Hospital de Oxford para tratamiento. Luego que estas lesiones hubieron sido atendidas, fue llevado a la estación de policía de St. Aldridge donde fue detenido para el interrogatorio. Mark Gritten, ejecutivo del Royal Berkshire Hospital: "Dos ambulancias arribaron en quince minutos y cuatro paramédicos pasaron veinte minutos tratando las heridas de arma blanca de George e intentando detener el flujo de sangre". Wayne Page, uno de los vecinos de George, que vive directamente enfrente de la entrada a Friar Park: "Me desperté por el ruido de un helicoptero planeando encima nuestro alrededor de las 4 AM.No sabía lo que pasaba, pero pensé que era muy extraño a esa hora de la noche estar sobrevolando por allí. No puedo creer que haya sido atacado en su propia casa. Pensé que era como el Fort Knox allí. Hay seguridad y perros patrullando para mantener a la gente fuera y signos de advertencia en los jardines. No es alguien que se quede tras sus jardines. Lo ves en la oficina postal o en el Henley's Row Barge. Es un tipo normal y esto es horroroso". Aproximadamente a las 5 AM, George y Olivia son llevados al Royal Berkshire Hospital donde son puestos en una habitación contigua a la NHS Sidmouth Ward. Los doctores descubrieron que George estuvo a media pulgada de perder su vida. El director médico Andrew Pengelly dice: "Ha sido apuñalado del lado derecho del pecho, con la hoja entrando justo debajo de su clavícula. El cuchillo por poco le erró a una arteria que conecta el corazón y la cabeza. Si esta hubiera sido rota, habría fallecido en cuestión de minutos de hemorragia interna. Fue extremadamente afortunado. Si el cuchillo hubiera entrado más de un centímetro, podría haber acertado a algunas cosas muy peligrosas, como arterias grandes". Mark Gritten, el jefe ejecutivo del hospital, dice más tarde a los reporteros que esperaban: "George está estable y no hay riesgo de vida". La seguridad del hospital está extremadamente tensa. Los guardias son vistos patrullando todas las entradas y salidas y chequeando las identificaciones de todos los que entran al edificio. Además de dolorido e hinchado, George tiene un drenaje en su pulmón para sacar sangre si es necesario, ya que el pulmón está parcialmente colapsado. Del lado derecho de su pecho tiene una herida de puñal de una pulgada. George además se queja con el staff médico que está sufriendo problemas respiratorios. Durante la tarde, Olivia y Dhani se sentaron junto a la cama de George mientras se recuperaba, luego de tener doce puntadas en su herida. Más tarde, cuando George fue reportado estable, es transferido al Harefield Hospital de Uxbridge, Middlesex, West London. Es transferido a una cama privada de Harefield como medida precautoria y no porque los doctores estén preocupados por sus lesiones. Es allí que es inundado con mensajes de amigos, fanáticos, Paul y Ringo. Con su espíritu reanimándose, George bromea: "El atacante no era un ladrón y ¡ciertamente no estaba audicionando para los Traveling Wilburys!". George es detenido en el hospital por 48 horas más. William Fountain, el especialista en cirugía toráxica del Harefield Hospital, un centro líder involucrado con las condiciones del pecho, es citado diciendo que: "La herida de puñalada principal estuvo a muy, muy poca distancia de una vena principal y de casualidad esas heridas no generaron riesgo de vida. La segunda herida de puñal en su pecho fue menos seria". Un reportero le pregunta: "¿Harrison tuvo suerte de no morir?". Fountain responde: "Cualquier apuñalado en el pecho podría morir", agregando, "Su condición es cómoda. Pero, no es probable que se le permita dejar el hospital para las celebraciones del milenio. Espero que permanezca en el hospital al menos durante unos pocos días más para monitorearlo, y no se espera que tenga más tratamientos, aunque le quedará una pequeña cicatriz en el pecho". En la tarde del jueves 30 de diciembre, a pedido de la Thames Valley Police, la Merseyside Police entra en el apartamento del intruso de George, sobre el décimo piso de un block en Woodfall Heights, Woodfall Heath, Huyton, Liverpool. Luego de una búsqueda meticulosa, dejan el block treinta minutos después con una cantidad de items en bolsas. El Inspector en Jefe Evan Read, de Thames Valley Police, policía a cargo de la investigación, remarca en una conferencia de prensa a las corridas llevada a cabo en los jardines de Friar Park: "Los Harrisons han estado sujetos a un ataque vicioso y no pareció ser un asalto al azar ligado a un simple ladrón. Ha habido cierta especulación de que era un robo que salió mal, pero, mi propia visión al presente, es que no es un robo que salió mal, sino que probablemente apareció por acá a propósito". Un vocero de Paul, Geoff Baker, dice: "Todos están totalmente shockeados. Paul McCartney se enteró de las noticias hoy temprano y también se shockeó, y estaba ansioso de saber más del hospital. Se nos dijo que George fue apuñalado varias veces con lo que asumimos que era un cuchillo y que Olivia fue golpeada en la cabeza. No sabemos si estaban durmiendo cuando el intruso penetró. Dios sabe cómo violó la seguridad de la casa. Aparentemente ambos pelearon duro contra el ataque. Gracias a Dios que ambos parecen estar estables en el hospital. Todos estamos totalmente shockeados de que un segundo beatle haya sido atacado. Nada de este tipo le había pasado a George antes para hacerlo preocuparse por su seguridad". Más tarde, Paul envió su propio mensaje de simpatía, que dice: "Gracias a Dios tanto George como Olivia están bien. Les envié todo mi amor". Desde California, y nuevamente a través de Geoff Baker, Ringo emite esta declaración: "Tanto Barbara como yo estamos profundamente shockeados de que haya ocurrido esto. Le enviamos a George y a Olivia todo nuestro amor y el deseo que George se recupere rápidamente". Mientras, el productor de The Beatles, George Martin, tiene esto para decir: "No me puedo imaginar que esto tenga algo que ver con el hecho que George sea un beatle, y con el tema John Lennon. Creo que es cuestión de un robo que salió mal. La casa es un lugar muy grande y sé que siempre hay gente tratando de entrar. George lleva una vida muy tranquila y con los pies muy en la tierra. No ama otra cosa que hacer su jardín, en su casa. Es una gran propiedad y necesita mucha seguridad. Alguien puede haber pasado. Si tenés un gran lugar y a una persona con determinación, no hay nada en realidad para pararlos, además de una fuerza armada, que es lo último que George querría... No me puedo imaginar a nadie metiéndose con George. Pienso que deben haber escogido la casa, más que a George". Naturalmente, el evento se presenta prominentemente en los noticieross de televisión y radio de todo el mundo (ver la entrada martes 14 de noviembre de 2000, para los detalles del caso de corte).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada